anamuino.com

Los pensamientos curan más que los medicamentos

Noticias Consejos de salud Los pensamientos curan más que los medicamentos
Los pensamientos curan más que los medicamentos

Reclama una nueva medicina que tenga en cuenta la capacidad de curar de la energía, mucho más eficaz que los medicamentos. Bruce Lipton (Estados Unidos, 1944) es doctor en Biología Celular y fue pionero en la investigación con células madre. Sus estudios sobre la membrana celular y las modificaciones de las células según el entorno sentaron las bases de la nueva epigenética. Sus descubrimientos (que iban en contra de la opinión científica establecida de que la vida es controlada por los genes) y el estudio de la física cuántica le han llevado a criticar duramente la medicina convencional.


Explica que la medicina convencional va por mal camino, nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas secundarios.

Sus estudios demuestran que las células se comportan de una forma u otra dependiendo del entorno, “Cuando cojo células sanas y las coloco en un entorno nocivo, la células enferman y mueren. La medicina actual no tiene esto en cuenta. Si un médico las mirara, diría: “¿Qué medicina hay que darles?” ¡Pero no hace falta ninguna medicina! Les cambias el entorno nocivo, las colocas en uno sano y saludable y las células sanan. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad.”

El entorno para las células del cuerpo es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula. El sistema nervioso es el encargado de controlar la composición química de la sangre según el sistema exterior. La medicina actual culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de estas, pero ese no es el problema; el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química.         Esto no es tan sencillo como decir que en un entorno sano nos curamos automáticamente, puede suceder que aunque nos encontremos en un entorno sano la mente lo interprete como perjudicial y cree una química que hará al cuerpo enfermar; pero la célula no tiene una mente para interpretar el entorno, sino que lo lee directamente.

El efecto placebo consiste en un cambio de pensamiento que hace que la mente interprete el entorno como sano, creer que algo me va a sanar, y aunque este algo sea en realidad una píldora de azúcar, funciona ya que el cerebro al interpretar el entorno ahora como sano cambia la composición química de la sangre.

Apenas existen investigaciones sobre el efecto placebo, ya que a las grandes empresas farmacéuticas no les interesa; el dinero controla la ciencia, y por tanto la investigación, y lo que interesa a estas empresas, que son las que al fin y al cabo financia la ciencia, son estudios que digan que sus medicamentos funcionan.

Este “poder de autocuración” de la mente se explica de la siguiente forma: si pensamos de una manera la mente va en una dirección y si piensa de otra, se va en otro; por ejemplo cuando haces algo que te gusta el cerebro produce una serie de hormonas que te hacen sentir bien, esto trae salud a las células; pero cuando ocurre algo que te asusta el cerebro segrega otro tipo de hormonas, que provocan principalmente dos cosas, la primera frenan el crecimiento del cuerpo (cada día mueren células y en un ambiente sano se crearían otras, en una ambiente perjudicial esto no ocurre); y la segunda se cierra aquello que produce energía, por ello cuando uno está enfermo se siente tan cansado.

Las situaciones de estrés hacen enfermar al cuerpo, ya que las hormonas que produce el cerebro en este entorno apagan el sistema inmunitario; y aunque este tipo de hormonas son útiles para la medicina en algunos casos, como por ejemplo trasplantes en los que es necesario debilitar el sistema inmune para que no haya rechazo. Una vez el sistema inmunitario se apaga proliferan los virus nocivos, y células cancerígenas, que todos tenemos, pero que en condiciones normales no proliferan.

Como decíamos al inicio, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque no tiene en cuenta el funcionamiento de las células en  relación al ambiente. La segunda razón es que esta se basa en la física de Newton, no reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, que dice que todo es energía. La medicina utilizada quiere cambiar la química del organismo con drogas; y la nueva medicina, la cuántica,  dice que hay que cambiar la energía, y es más poderosa porque responde primero al campo energético que al físico.

La mente es energía, los pensamientos transmiten esta energía, y por ello son más poderosos que la química. Esta conexión entre mente y cuerpo a las empresas farmacéuticas no les interesa, ya que es algo que no pueden vender. Pero es cierto que las creencias de una persona se convierten en un campo energético, una señal capaz de cambiar el organismo. 

En la mente quien tiene realmente el poder es el subconsciente, lo utilizamos la mayor parte del tiempo. La formación del subconsciente se recibe los 6 primeros años de vida, estudios muestran que muchas de las enfermedades que se padecen de adultos tienen que ver con el entorno en el que se vive los seis primeros años; y aunque es algo que no podemos controlar sí que podemos reprogramar, de varias maneras:

 - La mente consciente es creativa, y el subconsciente se trata de los hábitos, por ello cuando enseñas algo al subconsciente también lo haces a la mente consciente pero no al revés; la forma de reprogramar esto es repetir y repetir hasta que se crea el hábito (Los pensamientos positivos conscientes que podemos aprender al leer un libro de autoayuda solo funcionan el 5% del tiempo, el otro 95% son los hábitos), por ello los pensamientos positivos, aunque ayudan,  no son suficientes.

 - Otra forma de reprogramar el subconsciente es mediante técnicas de psicología basadas en la energía como la hipnosis, sería como un aprendizaje rápido.


“Nunca había creído en el espíritu, pero cuando comprobé esto en la célula, me cambió la vida entera. La pregunta que me planteé es: ¿por qué esa duplicidad?, ¿por qué tener un espíritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis células: si solo existiera el espíritu, ¿a qué sabe el chocolate?  Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado? Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo eso, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser. Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.”

 

Fuente:http://www.elcorreodelsol.com/articulo/los-pensamientos-curan-mas-que-los-medicamentos


Noticias Consejos de salud Los pensamientos curan más que los medicamentos